Por el centro todos conocen la historia del más pillo y la más bella del condado, y aunque tiene momentos de poca gloria es un cuento que merece ser contado •

En media hora  
de infierno
toqué el cielo 
con las manos



No hay comentarios:

Publicar un comentario