Por el centro todos conocen la historia del más pillo y la más bella del condado, y aunque tiene momentos de poca gloria es un cuento que merece ser contado •

Jugar eternamente el juego limpio de la seducción.
Y las peleas terminarlas siempre en el sillón.

Me va a extrañar, al despertar.

1 comentario:

  1. Si los sillones hablaran...

    Me haces recordar tantas cosas
    Que parecidos somos...

    Te envío mi abrazo.
    Dani..

    ResponderEliminar